Ángeles, seres mágicos y alados que han estado presentes en tantas culturas y tantas religiones, siempre con un papel discreto, nunca comportándose con protagonismo ni liderazgo, ellos con su fuerza y su magia han sido durante milenios los portadores de los mensajes que Dios ha querido comunicar a la humanidad.
Algo de lo que un día llamó mi atención fue que el ser humano creía en distintos Dioses llamándolos con distintos nombres. Pero algo curioso es que todas las religiones creen en los Ángeles como mensajeros de Dios. Así que los Ángeles no son propiedad de nada ni de nadie. Son seres mágicos con una gran misión : ayudar a la humanidad y, por supuesto, al ser humano.
Todo ser humano tiene a su lado un Ángel que está esperando comunicar con nosotros para ayudarnos en nuestra evolución durante el camino de nuestro destino. Un destino que, en muchas ocasiones, no conocemos. Los miedos, las dudas y, sobre todo, la opinión de otras personas, bien sean amigos o familia que, con su buena intención, en muchas ocasiones nos impiden ver la realidad de nuestra vida y nuestra razón de ser.
Los Ángeles van a ayudarnos a conocer nuestro interior, esa parte que está dentro de nosotros que es la que tiene la información de nuestro destino, esa parte divina que todos tenemos y que no vivimos con ella.
Por ello, el contacto con nuestros Ángeles nos ayudará a entrar dentro de nosotros, a conocer nuestra alma, a conocernos a nosotros mismos y disfrutar de nuestra parte divina y poder comunicar con la divinidad de la propia fuente.
Los Ángeles nos ayudarán en nuestra espiritualidad, pero su ayuda será importante las 24 horas del día. Ellos llamarán nuestra atención en muchas ocasiones en las que la casualidad estará presente continuamente.
Los Ángeles son magia y en el momento que vivamos con los Ángeles nuestra vida será mágica.
Pondrán en nuestro camino todo aquello que necesitemos en cada momento, cuidarán de nosotros, nos protegerán y también aportarán a nuestra vida humor y alegría, pues estos seres alados son luchadores del Amor, la Armonía y la Libertad. Por ello, su energía llegará a nosotros con alegría y con una gran capacidad de amar. Nos enseñarán a amar el lugar donde vivimos, donde trabajamos y, sobre todo, amaremos este maravilloso planeta, este cielo que nos cubre, la tierra que pisamos, los árboles que acariciamos y el maravilloso mar que disfrutamos. Nos ayudarán a ser felices con el aire que respiramos y, de esta manera, transmutaremos nuestro entorno, nuestra energía será fuerte y allá donde estemos, la luz y la armonía reinará.
 
   
   
Información e Incripciones: misangeles@misangeles.com - Tel: 935 408 960 - 625 560 669